Printed from Jabad.org.uy

El Diálogo con Juan (2ª parte)

El Diálogo con Juan (2ª parte)

 E-Mail

Los nombres y algunos detalles han sido alterados para proteger el anonimato de los protagonistas.

27.

21/11

Queridísimo amigo Eliezer:

Retomo hoy mi tan gustoso contacto con vos, luego de pasar algunas semanas infernales de fin de cursos en la facultad. El viernes pasado finalicé los cursos y ahora entro en el período de exámenes que dura hasta fin de diciembre.

Debo confesarte que tengo una suerte de vergüenza ahora. ¿Por qué? Bueno, por que luego de todo el dialogo que tuve contigo, con Paulina y conmigo, llegué a la conclusión de que pretendo seguir mi noviazgo con Paulina. ¿Motivos?

Concluí que la que se tiene que preocupar por las cuestiones religiosas, la que tiene que optar por la relación o la religión, es ella y no yo. Yo la amo muchísimo y no voy a dejarla por mi cristianismo menguante. Entonces le toca el turno a ella de decidir, y ella ya lo hizo hace tiempo, ella quiere estar conmigo. A lo que voy es lo siguiente. Imagínate que la dejo hoy por las cuestiones religiosas que conocemos: ella no quiere terminar y bien estaría dispuesta a casarse el día de mañana y jamás soportaría separarse de mí (palabras de ella...)

En uno de tus primeros mails me contaste como un cuentito en el cual una chica estudiaba para convertirse y al final de los estudios le decía al novio " ...crees que me casaría con alguien que quiso casarse con un no judío?..." ¿Recuerdas? Bueno, esto se aplica en cierto modo a mi caso. Luego de leer mucho sobre el tema, entender parcialmente algunos asuntos que antes ignoraba, SIN LUGAR A DUDAS ella es uno de "esos" que pretende casarse con un "no judío". Que significaba eso en el cuento? Alguien no digno de casarse con un judío? Alguien que no es judío mas que de neshama? ¿Qué sé yo...? En fin.

El hecho es que dejarla por mis convencimientos sería como rendirle un homenaje a alguien que adora su religión y sería como un regalo, algo que sé que apreciaría ella mas adelante, y no creo que sea el caso de Paulina. Ella es muy madura, estudió muchísimo sobre su religión, se codeó toda la vida con judíos, sabe del tema más que la mayoría de los jóvenes de  su edad, y así todo, toma la decisión que toma... ¿Crees que yo, que no estudié ni la décima parte de lo que ella estudió, ni conozco ni a la milésima parte de judíos que ella conoce, ni siquiera soy judío... yo sí voy a tener la razón en lo que es mejor para ella?

Siento que ahora que tomé mi decisión de seguir adelante, temo ya no encontrar en ti un aliado. Tal vez pierdas todo tu interés en nuestras charlas... no sé. Pero me imagino que seguirás tratando de persuadirme no? :)

"Cambiando" de tema, la madre de Paulina se ganó tanto mi odio, que si dejara a Paulina, estaría convirtiendo a su madre en la persona más feliz del mundo, y créeme, no es lo que se merece.

Va más de un año de mi relación con Paulina y vi  a los padres pocas veces. En la casa todos saben que existo, saben perfectamente por qué no voy a la casa, y de todos modos, día a día sonríen como si nada. Tal vez lo veo como horroroso ya que en mi casa jamás sucedería algo así.

La prueba clave en el tema de lo mal que se comporta la familia, es la siguiente: Mi madre, que es verdaderamente católica, me refiero a que va a la iglesia los domingos, etc.... seguramente no quiere para su hijo una chica judía, obviamente ella quisiera que yo me casara por la iglesia con una cristiana. Pero de todas formas adora a Paulina, la abraza todos los días que viene a casa, la invitan a la mesa, la tratan como cualquier ser humano se merece. Mi madre no deja que sus deseos para ella y para mí interfieran en mi relación con Paulina. Por otro lado tenemos a la madre de Paulina que es judía "pour la galerie" que se le dice. Transforma nuestra relación en un infierno... creo que quedó claro el punto, ¿no?

En mi casa no es admitido ningún tipo de discriminación. Mis amiguitos de la infancia, cuyas casas visitaba a diario, eran diversos orígenes étnicos y religiosos. Tal vez por eso no conciba la discriminación explícita que se da en la casa de los ............... Es una actitud condenable, deplorable que no tiene justificativo alguno. Insisto en este tema ya que nunca supe qué opinión tenés al respecto y me gustaría entenderla.

Un abrazo.

JUAN..

P.D: Si te pidiese que hablaras con la madre de Paulina para hacerle entender que me merezco por lo menos una explicación, que cerrándome la puerta en la cara no va a conseguir nada, explicándole que no soy ningún paria, que me merezco el mínimo de respeto... ¿lo harías?

 

---------

 

28.

21/11

Queridísimo amigo Eliezer:

En uno de tus primeros mails me contaste como un cuentito en el cual una chica estudiaba para convertirse y al final de los estudios le decía al novio " ...crees que me casaría con alguien que quiso casarse con un no judío?..." ¿Recuerdas? Bueno, esto se aplica en cierto modo a mi caso. Luego de leer mucho sobre el tema, entender parcialmente algunos asuntos que antes ignoraba, SIN LUGAR A DUDAS ella es uno de "esos" que pretende casarse con un "no judío". Que significaba eso en el cuento? Alguien no digno de casarse con un judío? Alguien que no es judío mas que de neshama? ¿Qué sé yo...? En fin.

---- Significa simplemente que al enterarse de lo que era realmente vivir como judío, y haberlo adoptado como propio, se dio cuenta que no iba a poder compartirlo ni formar un hogar judío con alguien que tan poco le importaba el tema, como para estar dispuesto a casarse con alguien que no tenía nada de judaísmo... Por ejemplo: Si tu llegaras a estudiar el judaísmo a tal punto de estar convencido de su legitimidad y optarías por adoptarlo como tu identidad y modo de vida, ¿te sentirías compatible con una chica que no le importa nada de eso, dispuesta a rechazar todo eso por el amor (propio)?

El hecho es que dejarla por mis convencimientos sería como rendirle un homenaje a alguien que adora su religión y sería como un regalo, algo que sé que apreciaría ella mas adelante, y no creo que sea el caso de Paulina. Ella es muy madura, estudió muchísimo sobre su religión, se codeó toda la vida con judíos, sabe del tema más que la mayoría de los jóvenes de  su edad, y así todo, toma la decisión que toma... ¿Crees que yo, que no estudié ni la décima parte de lo que ella estudió, ni conozco ni a la milésima parte de judíos que ella conoce, ni siquiera soy judío... yo sí voy a tener la razón en lo que es mejor para ella?

--- No lo veo de esa manera. No es una cuestión de rendirle homenaje a nadie, sino de hacer lo correcto. Es obvio, que es difícil que a ti te importe el tema más que a ella, o sea, si a ella no le importa su religión, ¿por qué debe importarte a ti? Pero creo que el tema no termina allí. ¿Quién te impide conocer más sobre el tema y llegar a una conclusión basada en información contundente sobre el tema, independientemente de ella? Además: Me parece que la pregunta aquí es: ¿Paulina está tomando la decisión en base a lo que cree correcto, o en base a lo que le dictan sus sentimientos, independientemente de lo que ella cree correcto? ¿Está decidiendo con la cabeza? o ¿Con el corazón? ¿Está tomando la decisión con lucidez? Considera:  ¿por qué tiene miedo o vergüenza de charlar el tema conmigo? ¿Acaso tenías TU algún problema en conversar conmigo sobre el tema? Claro que no. No tenías nada para esconder, ni nada de qué huir. Lo tuyo fue y sigue siendo transparente... ¿Se te ocurre algún otro tema del cual Paulina rehusaría a dialogar? La preocupación, entonces, no es la de protegerla de vos, sino protegerla (como también a ti) de ella misma y su proceso de decisión... en la lucha constante que tenemos todos entre la mente y el corazón.

Siento que ahora que tomé mi decisión de seguir adelante, temo ya no encontrar en ti un aliado. Tal vez pierdas todo tu interés en nuestras charlas... no sé. Pero me imagino que seguirás tratando de persuadirme no? :)

--- No soy juez ni policía de D-os. Trato de compartir mis conocimientos con quienes les puede llegar a interesar o servir de algo. Siempre seguiré estando a tu disposición para seguir aclarando las cosas de acuerdo a mis posibilidades. Soy aliado de la búsqueda sincera...

"Cambiando" de tema, la madre de Paulina se ganó tanto mi odio, que si dejara a Paulina, estaría convirtiendo a su madre en la persona más feliz del mundo, y créeme, no es lo que se merece.

--- Ni tendría que ser el motivo por dejarla o no...

Va mas de un año de mi relación con Paulina y vi  a los padres pocas veces. En la casa todos saben que existo, saben perfectamente por qué no voy a la casa, y de todos modos, día a día sonríen como si nada. Tal vez lo veo como horroroso ya que en mi casa jamás sucedería algo así.

La prueba clave en el tema de lo mal que se comporta la familia, es la siguiente: Mi madre, que es verdaderamente católica, me refiero a que va a la iglesia los domingos, etc.... seguramente no quiere para su hijo una chica judía, obviamente ella quisiera que yo me casara por la iglesia con una cristiana. Pero de todas formas adora a Paulina, la abraza todos los días que viene a casa, la invitan a la mesa, la tratan como cualquier ser humano se merece. Mi madre no deja que sus deseos para ella y para mí interfieran en mi relación con Paulina. Por otro lado tenemos a la madre de Paulina que es judía "pour la galerie" que se le dice. Transforma nuestra relación en un infierno... creo que quedó claro el punto, ¿no?

--- No creo que sea su intención ‘complicarte’ la relación.... Lo hace seguramente por otros motivos como te explicaré más adelante.

 En mi casa no es admitido ningún tipo de discriminación. Mis amiguitos de la infancia, cuyas casas visitaba a diario, eran mexicanos, japoneses, nigerianos que a su vez eran budistas, cristianos, judíos, etc.. Tal vez por eso no conciba la discriminación explícita que se da en la casa de los ............... Es una actitud condenable, deplorable que no tiene justificativo alguno. Insisto en este tema ya que nunca supe qué opinión tenés al respecto y me gustaría entenderla.

---- Creo que ya te di mi opinión al respecto. No es una cuestión de discriminación contra el que no es judío, sino que - aunque no cumplan con todas las normas del judaísmo - en el caso del matrimonio mixto es una ruptura clara y prácticamente irreversible. Su hija quiere cortar una cadena que ha sido forjada con gran sacrificio a lo largo de milenios. Aunque tu la ves a la madre como judía 'pour la galerie', seguramente ha hecho muchos esfuerzos y sacrificios personales por ser judía. Aunque puede ser que no haya podido superar todos los desafíos puestos en su camino, no quiere decir que no hayan temas que le tocan clara y profundamente. Ser más o menos observante es una cuestión de matices. Ser o no ser judío, pertenecer o no pertenecer al mismo pueblo y a la misma historia y destino es una situación tajante, sin matices.        

Quizás es difícil para ti imaginar cuán profundamente llega el tema. Creo que el ejemplo que traes de tu familia no es aplicable. La fe de tu madre es algo personal de ella, por la cual ella optó. Si tu no compartís la fe de ella, ¿por qué imponértela? Ella optó por lo que ella quiere y, por lógica, debería ver bien que tu elijas lo que a ti te convence. Además: Aun si quisiera, no podría imponértelo, ya que la fe es una cuestión personal de cada uno. O crees o no crees. Si crees, 'perteneces' a la religión, si no crees, no perteneces. No existen cristianos ateos, por ejemplo; son términos mutuamente excluyentes. Pero te hago una pregunta: ¿Tu madre aceptaría, por ejemplo, que la sustituyas por otra? '¡Qué pregunta más ridícula!' te estarás pensando... ¿No? Pero, pensalo... Si tanto te quiere y tan tolerante es de tus deseos, ¿por qué molestarse si decidís cambiarla por otra? ¿Por qué imponerse? ¿Se le puede acusar de intolerante y discriminatoria? La respuesta es obvia: eres parte de ella. Para siempre. Eres su propia sangre. 'Desconectarte' de ella sería como arrancarle un brazo (por lo menos).

El caso de Paulina y su madre es similar a esa pregunta 'ridícula'. Ser judío - para uno que haya nacido judío - es una condición que no depende de su voluntad, así como ser hijo de determinados padres no depende de uno. Es una pertenencia tan fuerte - o más - que los lazos entre padres e hijos. Es más que una cuestión afectiva. Es una cuestión de conexión esencial, no circunstancial. No es racional. Renegar la condición de judío es como optar por tener otra madre. No es como optar por hacer una carrera diferente a las de los padres o adoptar un estilo de vida diferente. ¿Has visto alguna vez que alguien permita que le arranquen un brazo con calma...?

No sé si logré expresar en forma entendible mi punto de vista – más allá de si estás de acuerdo o no. Si hay algo de lo que expuse aquí que no quedó claro, no vaciles en volver a planteármelo.

Un abrazo.

JUAN..

P.D: Si te pidiese que hablaras con la madre de Paulina para hacerle entender que me merezco por lo menos una explicación, que cerrándome la puerta en la cara no va a conseguir nada, explicándole que no soy ningún paria, que me merezco el mínimo de respeto... ¿lo harías?

 --- No sé si corresponde que yo inicie el tema con ella. Trato de respetar el espacio de los demás... Si ella me llegase a hablar sobre el tema, le diré lo que opino. Fíjate que tampoco hablé con Paulina sobre el tema, esperando que ella acceda a hablar...

Aguardando tu respuesta

Un abrazo

Eliezer

P.D. Una pregunta: ¿Está Paulina al tanto de todo lo que hemos dialogado?

 

------

 

29.

21/11

Eliezer

Como estás?

 Disculpame que te lo diga así, pero un par de cosas de tu reciente mail me parecieron algo siniestras.

 “¿Quién te impide conocer más sobre el tema y llegar a una conclusión basada en información contundente sobre el tema, independientemente de ella?”

Independientemente de ella?, te parece que deba tomar decisiones que conciernen a la pareja, independientemente?

¿Está decidiendo con la cabeza? o ¿Con el corazón? ¿Está tomando la decisión con lucidez?”

Para empezar, me gustaría escuchar más ejemplos de situaciones en las que es mejor optar con la cabeza que con el corazón....

Por otro lado, me ofende muchísimo que, en cierto modo, sigas justificando la actitud de la madre de Paulina. Entiendo que no sos Juez ni Gendarme, pero lo de los .......... es injustificable. Yo no pretendo que me abran las puertas y me inviten a comer, entregándome así a su hija en bandeja. ¿Crees que no soy digno de que me digan, al menos una sola vez, " pasa... sentate, vamos a explicarte por que no te dejamos entrar a nuestra casa"? ¿acaso asumen que ya lo sé y no merezco entonces ninguna explicación de su parte? El que yo sea goy y novio de su hija no me hace una persona indigna, es la falacia ad hominem que cometen los padres de Paulina. 

Supongamos que el día de mañana me doy cuenta de que no me gustan las mujeres, me declaro Gay. Seguramente mi padre no dejaría que mi pareja hombre entrara a mi casa..¿Eso no es discriminar? ¿como se le llama a eso?

Seguramente que por mas que yo quiera no puedo dejar de ser hombre, ¿y por eso me le debiera de impedir mis padres?

Saludos y espero tus respuestas.

P.D.: al fin y al cabo, si tanto insistís en que es imposible dejar de ser judío, ¿cual es el inconveniente en que se case conmigo? Sus hijos serán judíos de todos modos. ¿es una cuestión social acaso?

 

--------------

 

30.

21/11

Juan:

¿Como estás?

Disculpame que te lo diga así, pero un par de cosas de tu reciente mail me parecieron algo siniestras.

"¿Quién te impide conocer más sobre el tema y llegar a una conclusión basada en información contundente sobre el tema, independientemente de ella?”

 Independientemente de ella?, te parece que deba tomar decisiones que conciernen a la pareja, independientemente?

 ---- Si relees bien lo que escribí, verás que no me referí a tomar decisiones en forma independiente, sino llegar a conclusiones propias sobre el tema y poder discutir con ella las suyas - en caso que tus conclusiones no concuerden con las de ella.

¿Está decidiendo con la cabeza? o ¿Con el corazón? ¿Está tomando la decisión con lucidez? 

 Para empezar me gustaría escuchar más ejemplos de situaciones en las que es mejor optar con la cabeza que con el corazón....

 ---- La vida abunda con ejemplos... Elegir entre estudiar por un examen o salir a pasear, por ejemplo....

Por otro lado, me ofende muchísimo que, en cierto modo, sigas justificando la actitud de la madre de Paulina. Entiendo que no sos Juez ni Gendarme, pero lo de los .......... es injustificable. Yo no pretendo que me abran las puertas y me inviten a comer, entregándome así a su hija en bandeja. ¿Crees que no soy digno de que me digan, al menos una sola vez, "pasa... sentáte, vamos a explicarte por que no te dejamos entrar a nuestra casa?" ¿acaso asumen que ya lo sé y no merezco entonces ninguna explicación de su parte? El que que yo sea goy y novio de su hija no me hace una persona indigna, es la falacia adominem que cometen los padres de Paulina. 

 ---- Juan: En ningún momento justifiqué su actitud. Simplemente estuve tratando de explicar lo que la motiva. Es muy posible que no se animan a enfrentarte personalmente por no saber cómo explicarte las razones de su negativa. Es posible que ni ellos saben definirlo muy bien. Ya ves, que YO no tuve ningún problema en conversar contigo sobre el tema en todos sus aspectos. Si apoyaría actitudes discriminatorias, ¿pensás que me molestaría en contestarte? No la justifiqué a la madre de Paulina como tampoco juzgué a Paulina... Repito: No soy quien para juzgar, condenar o defender a otro, y menos sin haber hablado primero con la persona.

Supongamos que el día de mañana me doy cuenta de que no me gustan las mujeres, me declaro Gay. Seguramente mi padre no dejaría que mi pareja hombre entrara a mi casa..¿Eso no es discriminar? ¿como se le llama a eso?

---- Dolor insoportable, supongo.

Seguramente que por mas que yo quiera no puedo dejar de ser hombre, ¿y por eso me le debiera de impedir mis padres?

--- No entendí lo que quieres decir con esto.

Saludos y espero tus respuestas.

P.d: al fin y al cabo, si tanto insistís en que es imposible dejar de ser judío, ¿cual es el inconveniente en que se case conmigo? Sus hijos serán judíos de todos modos. ¿es una cuestión social acaso?

--- ¿Sus hijos se educarán como judíos? ¿No serán también tus hijos? ¿No tendrás derecho de educarlos para que sean como tu? ¿Tu madre no tendrá ganas y derecho de educarlos de acuerdo a su religión? En este momento estás pensando en hijos 'virtuales'. En la práctica, es otra cosa completamente... Te hablo por experiencia con unas cuantas parejas que conozco.

Juan: Faltó tu abrazo al final de este mail. Espero que no haya sido a propósito. Quiero reiterarte cuánto te respeto y cuánto admiro tu sinceridad e inteligencia. Si en algún momento algo de lo que haya dicho te resultó agresivo, fue sin ninguna intención y te pido disculpas por ello. Es que pretendo ser honesto contigo para que puedas llegar a entender mejor todo este tema tan complicado. Me complica bastante no haber dialogado sobre este tema ni con Paulina ni con los padres de ella. Quizás es una ventaja, ya que lo que te digo es una perspectiva objetiva, independiente del caso específico. ¿En qué cambia - esencialmente - si la madre de Paulina es hostil o amorosa? ¿Es ese el tema? Yo entendí que la inquietud principal es el tema en si, no un análisis del comportamiento de la madre de Paulina. Fue por tuinsistencia que entré en el tema de ella...

 Un abrazo,

 Eliezer 

 

------------

 

31.

29/11

Querido Juan:

Aguardé con ansiedad la respuesta tuya a mi último mail.

No sé si estás 'digiriéndolo' o si seguís molesto conmigo...

Si estás digiriéndolo, esperaré con paciencia. Si estás molesto conmigo, me gustaría saberlo para aclararlo.

Un abrazo

Eliezer

 

---------------------

 

32.

30/11

Querido amigo:

¿Cómo estás?

Para empezar te aclaro que jamás me enojé contigo ni mucho menos. Te pido mil disculpas si mis últimas palabras inspiraron eso.

El hecho es que me cuesta entender que justifiques ciertas actitudes de la gente, nada mas, pero jamás me enojaría contigo por eso, sería ser igual de intolerante que otros...

Entiendo tu punto de vista, y jamás me enojaría por algo así. Si no te respondí de inmediato fue por que estoy en un período de exámenes bastante dinámico y no tengo mucho tiempo para nada. Me siento muy mal de haberte hecho esperar, jamás fue mi intención. Otra vez, mil disculpas.

Ayer fue un día muy particular, me atreví a estar una tarde en lo de Paulina y el día terminó con un escándalo de su madre en la sala, prácticamente gritando que si me iba a quedar mucho mas tiempo en su casa.... fue bastante terrible para mí. Yo busco constantemente hacerles favores a los padres de Paulina, intento ser exageradamente amable con ellos y su madre me responde de esa manera. Vuelvo a lo mismo de siempre... comprendo su motivo de angustia, pero no podemos vivir bajo la ley de “el fin justifica los medios”.

En fin... dolido más que nunca con la vida..

Te abraza

Juan

 

------------

 

33.

30/11

Querido amigo

¿Cómo estás?

Para empezar te aclaro que jamás me enojé contigo ni mucho menos. Te pido mil disculpas si mis últimas palabras inspiraron eso.

--- No problem. ¡Qué alivio! :)

El hecho es que me cuesta entender que justifiques ciertas actitudes de la gente, nada mas, pero jamás me enojaría contigo por eso, seria ser igual de intolerante que otros...

--- Explicar no quiere decir justificar. Sí justifico la negativa ante la propuesta del matrimonio mixto. No justifiqué la actitud de la madre de Paulina. Simplemente intenté entender y explicar por qué actúa así.

Entiendo tu punto de vista, y jamás me enojaría por algo así. Si no te respondí de inmediato fue por que estoy en un periodo de exámenes bastante dinámico y no tengo mucho tiempo para nada. Me siento muy mal de haberte hecho esperar, jamás fue mi intención. Otra vez, mil disculpas.

 --- No importa. Valoro nuestro diálogo muchísimo y por eso me puse algo ansioso al pensar que lo iba a perder... Además, te respeto demasiado como para permitir que un comentario mío te haya herido, sin querer...

 Ayer fue un día muy particular, me atreví a estar una tarde en lo de Paulina y el día terminó con un escándalo de su madre en la sala, prácticamente gritando que si me iba a quedar mucho mas tiempo en su casa.... fue bastante terrible para mí. Yo busco constantemente hacerles favores a los padres de Paulina, intento ser exageradamente amable con ellos y su madre me responde de esa manera. Vuelvo a lo mismo de siempre... comprendo su motivo de angustia, pero no podemos vivir bajo la ley de “el fin justifica los medios”.

---- Juan: ¿por qué importa tanto la actitud de la madre de Paulina? ¿No es más importante el tema en sí? Dijiste en tu antepenúltimo mail que llegaste a la conclusión de que si a Paulina - con toda su educación judía, etc., etc., - no le importaba, ¿por qué deberías preocuparte por las normas de la religión de ella más que ella misma? Buena pregunta. Entiendo de esto, entonces, que si ella llegase a la conclusión que 1) su religión lo prohíbe y 2) no quiere renegar de su religión, entenderías y aceptarías plenamente su decisión de romper la relación. Quiere decir, entonces, que la relación sigue vigente simplemente porque ella 1) no entiende y/o 2) no está de acuerdo con lo que el judaísmo dice al respecto. Si es así, ¿no deberías ser TU el primero en insistir que hable conmigo (por mail, o en persona, en privado o contigo) para ver si realmente sabe, entiende y quiere las implicancias de lo que está haciendo...? Y ¿no correspondería que le digas que entre en el diálogo totalmente abierta a la posibilidad de que como resultado cambie de opinión, y que la apoyarías en esa decisión (ya que lo que a ti te interesa es casarse con una mujer que sabe quién es y qué es lo que está haciendo y no con una mujer que no sabe quién es ni las implicancias de lo que está haciendo)?

Te digo esto porque me parece que es muy posible, que el día de mañana, se dé cuenta de cosas que ignora en este momento y es mucho más fácil soportar una mujer que quiso (o quiere) casarse contigo que una mujer que se arrepiente por haberse casado... Entiendo que está muy enamorado contigo. ¿Es esto una ventaja? ¿No será que no quiere ni entretener la posibilidad de dejarte porque tanto te ama y esto la enciega? Obviamente no me tiene miedo porque le vaya a agredir o amenazar. Lo que más pánico debe tener es que quizás la convenza, o sea que tenga mejores argumentos o argumentos más objetivos que los de ella. Si tanto te quiere, debería ser ella la primera en querer estar convencido de que lo que está haciendo está correcto y que te va a ser la esposa fiel y feliz para toda la vida. ¿No? Por más que me evada ahora, nada impide que el día de mañana se tope con otro que la haga ver lo que hoy no quiere ver. ¿Qué harán entonces?

Entiendo que puede ser que pese mucho la actitud de su madre. 'No quieren regalarle el premio que no merece...'. Pero, me parece que no deberían permitir que esto influya. Deben distinguir entre una batalla y la guerra en general. No tiene sentido perder la guerra de la vida personal por ganar la batalla específica con la madre de Paulina. Además, el odio hacia la madre no es un combustible sano para nutrir la relación de pareja.

Hay otro punto más que me parece importante a tomar en cuenta. Hay una gran diferencia entre un noviazgo y un matrimonio. Hay parejas que viven juntos durante años y se divorcian poco después de casarse. ¿Por qué? Una razón es porque mientras no estén casados, cada uno sabe que puede salir de la relación cuando se le antoje. Nadie debe nada a nadie. En cambio después de casarse - y más aún si hay hijos de por medio - la tensión psicológica es otra, completamente. '¿Cómo es que me metí en este lío?' Me imagino que te debe sonar imposible que llegue un día así en tu vida. Si no te pasa, sería un milagro. Es natural que pase. Es diferente la atracción que uno siente por lo que no tiene a la que siente hacia algo que sí tiene (y tiene obligación a mantener y aguantar) ... Un matrimonio feliz no es uno en el cual no pasa esto. Un matrimonio sólido es uno en el cual tienen las herramientas para poder superar estas situaciones cuando surgen. Pertenecer a religiones, pueblos y culturas incompatibles no ayuda para nada a superar las diferencias, sino todo lo contrario...

¿No te parece que lo más correcto sería que ambos busquen formar pareja con alguien que es compatible real y esencialmente y no solo superficial y circunstancialmente? En la primera opción, a medida que vayan creciendo personalmente, se va solidificando la pareja; en la segunda opción, a medida que van creciendo personalmente, va debilitándose la pareja ya que se encuentran cada vez más profundamente incompatibles.

Me extendí un poco más de lo que tenía pensado al empezar, pero me cuesta ver a alguien sufrir sin intentar de ayudar.

En fin... dolido mas que nunca con la vida..

--- Ya te llegarán mejores días... :)

Te abraza

Juan.

 ---- Suerte en tus exámenes (tanto los de la facu como los de la vida real...)

Un abrazo

Eliezer

 

--------

 

34.

01/12

Eliezer

Algunas cuestiones rapiditas...
 
”...si ella llegase a la conclusión que 1) su religión lo prohíbe y 2) no quiere renegar de su religión, entenderías y aceptarías plenamente su decisión de romper la relación.”
 
Sin lugar a dudas...
 
”Quiere decir, entonces, que la relación sigue vigente simplemente porque ella 1) no entiende y/o 2) no está de acuerdo con lo que el judaísmo dice al respecto. Si es así, ¿no deberías ser TU el primero en insistir que hable conmigo (por mail, o en persona, en privado o contigo) para ver si realmente sabe, entiende y quiere las implicancias de lo que está haciendo...?...”
 
Creo que ella entiende y sabe las implicancias que tiene, pero en la balanza  de su vida, al día de hoy , le importo más lo que dicta su amor, que lo que dicta su religión. Paulina es una de las personas mas inteligentes que conozco. Si no decide dejar al día de hoy, es por que no puede. (creo) Sabe que debe romper la relación, pero no puede. No lo soportaría.   Afirmemos que ella está convencida de que lo mejor para los dos es casarnos con personas de nuestras mismas religiones. Entonces la gran pregunta se reitera: Si ella no tiene las fuerzas necesarias para romper conmigo (aunque sepa que es lo mejor para los dos...) ¿debo dejarla yo, sin importar lo que ella diga hoy? (espero un si o un no por respuesta en primer instancia)

"Entiendo que está muy enamorada contigo. ¿Es esto una ventaja? ¿No será que
no quiere ni entretener la posibilidad de dejarte porque tanto te ama y esto la enciega?”

 
Veo que has llegado a apreciar la magnitud que tiene el amor de Paulina. Si ella decide descartarlo, ¿Te parece que un amor así se consigue a la vuelta de la esquina?

Desde adolescente me gustó entablar amistad con gente mayor, y me di cuenta de que muchos adultos tienen un viejo amor en la conciencia. Varios se arrepienten de haberlos dejado ir... no me gustaría que eso me pasara a mi.

“En cambio después de casarse - y más aún si hay hijos de por medio – la tensión psicológica es otra, completamente. '¿Cómo es que me metí en este lío?' Me imagino que te debe sonar imposible que llegue un día así en tu vida. Si no te pasa, sería un milagro.”
 
El diccionario Larousse de mi estantería define: MILAGRO: Hecho que no se explica por causas naturales y que se atribuye a una intervención divina.
 
Seria grandioso. Pero creo que tu expresión se ajusta más a la segunda definición: MILAGRO: por casualidad , de modo poco frecuente.
 
O sea, frecuente... pero poco frecuente. El caso es que tengo una remota posibilidad de ser feliz con Paulina y nuestros hijos... y el hecho de saber que existe una ínfima posibilidad me hace inmensamente feliz! El riesgo de arruinar mi vida no es nada comparado con la felicidad de envejecer con Paulina!

Conozco una familia que es amiga de la mía hace ya años. El matrimonio es Mixto: El es hijo de judíos, y ella cristiana practicante. Tienen varios hijos, brillantes estudiantes. Unos se interesan mas por el judaísmo que otros. Los conozco hace muchos años y te puedo afirmar que son una pareja que son muy felices. Ya tuve varias charlas con ellos al respecto de mi tema, y ellos se muestran como ejemplo de que existe la posibilidad de ser felices igual.  Y como ellos, miles.

Supongo que tendrás muchas cosas para acotar... y espero ansioso.

Un fuerte abrazo

Juan

 

--------

 

35.

01/12

Juan: 

Algunas cuestiones rapiditas...
 
”..si ella llegase a la conclusión que 1) su religión lo prohíbe y 2) no quiere renegar de su religión, entenderías y aceptarías plenamente su decisión de romper la relación.”
 
Sin lugar a dudas...
 
”Quiere decir, entonces, que la relación sigue vigente simplemente porque ella 1) no entiende y/o 2) no está de acuerdo con lo que el judaísmo dice al respecto. Si es así, ¿no deberías ser TU el primero en insistir que hable conmigo (por mail, o en persona, en privado o contigo) para ver si realmente sabe, entiende y quiere las implicancias de lo que está haciendo...?”
 
Creo que ella entiende y sabe las implicancias que tiene, pero en la balanza  de su vida, al día de hoy , le importo más lo que dicta su amor, que lo que dicta su religión. Paulina es una de las personas mas inteligentes que conozco. Si no decide dejar al día de hoy, es por que no puede. (creo) Sabe que debe romper la relación, pero no puede. No lo soportaría.   Afirmemos que ella está convencida de que lo mejor para los dos es casarnos con personas de nuestras mismas religiones. Entonces la gran pregunta se reitera: Si ella no tiene las fuerzas necesarias para romper conmigo (aunque sepa que es lo mejor para los dos...) ¿debo dejarla yo, sin importar lo que ella diga hoy? (espero un si o un no por respuesta en primer instancia)  

--- En otras palabras, ¿estás planteando: ‘Siendo que ambos entendemos que sería correcto separarnos, pero nos resulta sumamente difícil, ¿cómo podemos hacer para lograrlo de una manera sana, feliz e indoloro, sin remordimientos posteriores??

Si esta interpretación de tu inquietud es correcta, podemos seguir explorando las posibilidades. Si no la es, corregime.

”Entiendo que está muy enamorado contigo. ¿Es esto una ventaja? ¿No será queno quiere ni entretener la posibilidad de dejarte porque tanto te ama y esto la enciega?”
 
Veo que has llegado a apreciar la magnitud que tiene el amor de Paulina. Si ella decide descartarlo, ¿Te parece que un amor así se consigue a la vuelta de la esquina? 

---- Creo que es posible, pero no a la vuelta de la esquina... sino a la vuelta de ella misma. Requerirá – antes que nada – una profunda reevaluación por parte de ella sobre quién es, de dónde viene y hacia dónde va. Pero, nuevamente, este tema se vuelve relevante recién después de resolver si la pregunta anteriormente formulada capta la realidad...

Desde adolescente me gustó entablar amistad con gente mayor, y me di cuenta de que muchos adultos tienen un viejo amor en la conciencia. Varios se arrepienten de haberlos dejado ir... no me gustaría que eso me pasara a mi.

--- Como te mencioné en el mail anterior, no es lo mismo querer lo que uno no tiene como querer lo que uno sí tiene. Muy a menudo, un ‘viejo amor’ es nada más que una realidad ‘virtual’, producto de la imaginación de que ‘mi vida con ella hubiera sido diferente’. Pero es pura especulación. Creo que en muchos de esos casos, la gente confunde el amor profundo y verdadero con la infatuación superficial...
   
”En cambio después de casarse - y más aún si hay hijos de por medio – la tensión psicológica es otra, completamente. '¿Cómo es que me metí en este lío?' Me imagino que te debe sonar imposible que llegue un día así en tu vida. Si no te pasa, sería un milagro.”
 
 El diccionario Larousse de mi estantería define: MILAGRO: Hecho que no se explica por causas naturales y que se atribuye a una intervención divina.
 
Seria grandioso. Pero creo que tu expresión se ajusta más a la segunda definición: MILAGRO: por casualidad , de modo poco frecuente.
 
O sea, frecuente... pero poco frecuente. El caso es que tengo una remota posibilidad de ser feliz con Paulina y nuestros hijos... y el hecho de saber que existe una ínfima posibilidad me hace inmensamente feliz! El riesgo de arruinar mi vida no es nada comparado con la felicidad de envejecer con Paulina!  

--- Desde el momento que la base por la decisión es cumplir con lo que D-os quiere, no me parece que se puede decir que con eso, uno arruina la vida... Que es difícil, puede ser... Pero ¿arruinar la vida? Claro, depende de cómo es que uno define ‘vida’.

Conozco una familia que es amiga de la mía hace ya años. El matrimonio es Mixto: El es hijo de judíos, y ella cristiana practicante. Tienen varios hijos, brillantes estudiantes. Unos se interesan mas por el judaísmo que otros. Los conozco hace muchos años y te puedo afirmar que son una pareja que son muy felices. Ya tuve varias charlas con ellos al respecto de mi tema, y ellos se muestran como ejemplo de que existe la posibilidad de ser felices igual.  Y como ellos, miles. 

---- Creo que es muy difícil saber qué es lo que realmente sucede en la vida privada de los demás y en su fuero más íntimo... La gente, por lo general, tiende a disimular que todo está bien... Además, vaya saber cuales fueron las experiencias de vida y qué tipo de educación judía tuvo. Puede ser que lo tiene todo muy latente y ni se plantea como conflicto. O puede ser que sí, optó por lo subjetivo en lugar de lo objetivo. Hay sin fin cantidad de variables posibles. Las estadísticas reales de la vida, no obstante, demuestran un índice de divorcio impresionante (no obstante la tendencia de mostrar que todo está bien)... ¿Pensás que todos ellos se casaron, pensando y sintiendo distinto a Uds.? 

Ojo: Claro que hay muchos matrimonios felices. Simplemente traje el tema para ilustrar que lo que uno siente antes de casarse – y sirve para tapar reales o potenciales problemas – no es (necesariamente) un indicio real de lo que sentirá después de casarse... Después de casarse, uno se queda con la realidad objetiva, sin la ‘anestesia’ del amor inicial. Y para superar esa situación, uno necesita herramientas adecuadas para lograr un amor más profundo y auténtico. Un pez y un pájaro pueden vivir juntos mientras estén tranquilos en la superficie del lago, sin manifestar sus diferencias. Pero en el momento que surja una situación en la cual cada uno responde por su naturaleza irreprimible, cambia todo.... El estar casado y compartir hijos es mucho más que una amistad..
   
Supongo que tendrás muchas cosas para acotar... y espero ansioso.

--- Hay mucho más para decir, pero creo que por hoy, alcanza..

A la espera de tu respuesta, te deseo, mientras tanto, un buen fin de semana...

Un abrazo

Eliezer
 
Un fuerte abrazo.

Juan.

 

-----------

 

36.

01/07

Juan:

Sólo un saludo para ver cómo estás.

Un abrazo

Eliezer

 

-----------------

 

37.

02/07

Querido Shemtov: 

Te respondo a tu mail en recompensa a tu increíble y realmente apreciable perseverancia. Creeme que realmente valoro tu interés. Durante mucho tiempo no contesté a tus saludos por el simple hecho de no tener nada que decir. Aún no conozco el verdadero motivo de tu interés. Me gustaría me lo explicaras. Ciertamente no es tu aprecio y amistad para conmigo, siendo realistas, no existe un vínculo tan fuerte entre nosotros. Tal vez sea el vínculo con Paulina, a la que querés ayudar mediante un diálogo conmigo, o tal vez simplemente sea tu religiosidad que te impulsa a incansablemente
esforzarte por hacer lo mejor por la causa judía en el mundo. Amaría creer que el motivo que evitó dejaras de interesarte por el tema, pasados ya tantos años de nuestro primer mail, sea tu interés personal por mí. Aclarame mi duda por favor. 

En otro orden de cosas, te resumo qué ha sido de mi vida desde nuestro último mail. A nivel profesional estoy completo ya que me gano la vida haciendo lo que más disfruto. Pero mi corazón está destrozado en estos días. Te comento que entre Paulina y yo las cosas terminaron. Temo que al decirte esto tu preocupación por nosotros haya terminado ya que la amenaza de una religión asimilada disminuye en lo que a nosotros concierne. Deseo fervientemente que eso no sea así. Aunque tal vez la historia con Paulina esté lejos aún de su fin, la realidad es que hace un tiempo que estamos separados, y luego de buscarle la vuelta durante meses, no hemos logrado volver a estar juntos. Los motivos son muchos y muy variados, aunque yo sigo sintiendo que la amo como el primer día, ella no está segura de ello. No es que sepa que no me ama, pero no tiene la certeza de que sea así. Como plantea Lipovetsky, la "tercera mujer" no se permite a si misma la duda sobre el amor a su pareja, o Nietzche: "para el hombre, el amor es un ideal de contingencia, en cambio para la mujer, es su razón se ser". En fin, mas allá de las citas filosóficas, la realidad es que muchas cosas desgastaron nuestra relación y llevó a que no quisiéramos estar juntos. Menguaron nuestros sentimientos por motivos que son claros para ambos.

El elitismo increíblemente retrogrado que padece la sociedad judía a la que Paulina pertenece, destruye por completo las esperanzas de poder ser feliz en un cien por ciento en una pareja mixta. Subrayo la sociedad judía, a la que pertenece Paulina. No quiero generalizar a todos los judíos del mundo por que es una realidad que no conozco. Luego de nuestra larga relación alcancé a entender ciertas cosas que aterrarían a cualquiera. Gracias al cielo que los goym del mundo no conocen el elitismo profesado por esta sociedad. Podría escribir un libro sobre estos problemas. Argumentar que el goy discrimina indiscutiblemente al judío sería caer en la falacia del "tu también". El hecho de que el goy lo haga no quita que esté mal que el judío lo haga también. Mi relación fue lentamente desmenuzada por la falta del apoyo familiar en el hogar de Paulina. Aunque, como todo el mundo pronosticaba, eventualmente terminaron aceptándome, en la medida que permitían que fuese a la casa y terminaron con el destrato explícito. Pero era evidente para Paulina que los padres no apoyaban su relación. Nunca tuvo la confianza para confesárselo a sus abuelos. Como tampoco me dio entrada suficiente a su entorno. El hecho evidente es que, luego de dos meses de separados, los padres aún no se dieron cuenta. Fijate lo poco que llamaba yo a su casa y lo menos que la visitaba. No por que no quisiera, sino por que el rechazo de pensamiento era evidente. 

Después de un par de años, cualquiera, incluyendo sus padres, podían ver que Paulina era la mujer más feliz del mundo a mi lado. Tuvimos una relación increíble y hermosa. Eramos, potencialmente, un matrimonio maravilloso. Pero para nadie es prometedor imaginar un futuro en el cual las familias mutuas no pueden relacionarse, en el cuál me iba a sentir eternamente rechazado por su sociedad, la cual nos iba a ver como parias de ambas religiones. Los padres, al verla feliz debían haber antepuesto su felicidad a la de ellos. Pero no lo hicieron, siguieron manteniendo la esperanza obvia de que algún día eso terminaría y que Paulina se casaría, como probablemente suceda en el futuro, con un judío hijo de alguna familia amiga, adinerado, que le dé a Paulina, lo que ellos consideran importante. Pautaron el destino de Paulina, según sus valores y no los de ella. Si a ella, con veintidos años no le importaba nuestras diferencias de origen religioso, entonces ellos deberían de haber respetado eso. Si lo que es bueno para alguien que quiero, va en contra de mis intereses, entonces le mentiré sobre mis intereses, para que pueda gozar de lo que es bueno. Eso es religiosidad. Como el padre le miente al niño elogiando un dibujo espantoso que hizo en la escuela. Paulina dijo
que la realidad ideal hubiera sido que los padres desearan tanto como ella que se casara conmigo algún día. Paulina terminó mintiéndome a mí sobre su vida, no llevándome a los casamientos de sus allegados inventando que no tenía invitaciones para mí, cuando en realidad el motivo era que estaban en la fiesta sus abuelos. Paulina pecó al nunca perder su vergüenza de estar conmigo. La sociedad judía la obligó a avergonzarse de amarme. Los valores que profesan la hacían sentirse que constantemente su amor era un delito, que era un error. Esos valores judíos son anti valores. Para una persona como Paulina, lo errores no están permitidos. Ella no se los permite. Comparto la idea de evitar los matrimonios mixtos, ahora, una vez que éste destino es prácticamente ineludible, el valor debe ser rápidamente sustituido por un deseo de felicidad para sus hijos.  La comunidad se convierte en individualidades conjuntas. 

No promuevan el matrimonio mixto, pero no arruinen la felicidad de los que deciden realizarlo. Es necesario evitarlo en la medida de lo posible, pero no es correcto arruinar los que ya empezaron. Sería como pretender matar a todos los embarazos indeseados. Es como una analogía con el aborto. Es evidente que hay que evitar que las adolescentes queden embarazadas, pero una vez que se da, su familia debe apoyarla en todo. Imaginate si la familia se dedicara a hacer sentir a su hija embarazada, miserable y culpable. El noviazgo feliz es como el periodo de embarazo, se está gestando algo.
Existe la posibilidad de inducir a el aborto: ¿pero con que costo? Confío en que sepas entender mis argumentos y sé que responderás con inteligencia y comprensión a ellos. 

Un abrazo. 

Juan

 

---------------

 

38.

Juan:

03/07

Aún no conozco el verdadero motivo de tu interés. Me gustaría me lo explicaras.

--- En primer lugar, gracias por contestarme.  Estuve muy sorprendido cuando de golpe y porrazo rompiste el diálogo conmigo sin ninguna aclaración. El otro día me topé con nuestra correspondencia, y decidí intentar nuevamente contactarme contigo.

¿Por qué me dediqué tanto a ti?

Confieso que en gran parte fue por motivos egoístas. Me impresionó mucho tu manera de plantear las cosas y vi en ti un interlocutor válido con quien valía la pena 'conversar'  y aclarar los temas tan importantes que abordamos. Creo que tu y yo hemos desarrollado el guión para un Blockbuster... ¿no?

Por supuesto que hay un elemento importante - si no el motivo más fuerte - de contribuir algo para la 'causa judía'. Va mucho más allá que la relación particular entre uds. El hecho que tenías el interés en saber, generaba en mi el interés de aclarar (o intentarlo, por lo menos.). Como consecuencia de todo este diálogo, sí siento un aprecio por ti. No lo hice por mi aprecio, sino que llegué a apreciarte a raíz de este diálogo.

Temo que al decirte esto tu preocupación por nosotros haya terminado ya que la amenaza de una religión asimilada disminuye en lo que a nosotros concierne. Deseo fervientemente que eso no sea así.

---- Seguiré estando a tus órdenes para aclarar todo lo que esté a mi alcance en cualquier orden de la vida. Como te aclaré al principio de nuestro diálogo, mi responsabilidad no es simplemente de evitar que un judío haga lo que no debe, sino que también es mi responsabilidad evitar que un no-judío haga lo que no debería. O sea, mis responsabilidades no empiezan y terminan con la comunidad judía, sino que se hacen extensivas a toda la sociedad. Así que, creo que nuestro diálogo recién empieza.

El elitismo increíblemente retrogrado que padece la sociedad judía a la que Paulina pertenece, destruye por completo las esperanzas de poder ser feliz en un cien por ciento en una pareja mixta. Subrayo la sociedad judía, a la que pertenece Paulina. No quiero generalizar a todos los judíos del mundo por que es una realidad que no conozco. Luego de casi tres años de relación alcancé a entender ciertas cosas que aterrarían a cualquiera.

--- Concuerdo contigo que es un tema complejo. Ojo, que muchas de las actitudes que viste no son consecuencia de la cultura judía, sino de un gran padecimiento de valores judíos. Reina mucha confusión en torno a lo que quiere decir ser judío y las consecuencias de esa ignorancia son gravísimas. Seguramente me duele tanto o más que a ti.

Pautaron el destino de Paulina, según sus valores y no los de ella. Si a ella, con veintitrés años no le importaba nuestras diferencias de origen religioso, entonces ellos deberían de haber respetado eso. Si lo que es bueno para alguien que quiero, va en contra de mis intereses, entonces le mentiré sobre mis intereses, para que pueda gozar de lo que es bueno. Eso es religiosidad. Como el padre le miente al niño elogiando un dibujo espantoso que hizo en la escuela.

--- Entiendo lo que decís, pero hay otra manera de ver las cosas. Existen situaciones en las que uno no está en óptimas condiciones como para tomar decisiones correctas. Cuando uno está enamorado o atraído a alguien, es muy difícil tomar decisiones que impliquen apartarse de esa persona. La persona está ciega. En ese caso es la responsabilidad de los amigos y parientes a ayudarlo. En este caso, pesa también la ley y tradición judías. Es el referente que nos guía. Si bien los padres de Paulina no consultan con ese referente todos los días y en todas las áreas de su vida, esto no quita el valor de cuando sí lo hacen. En otras palabras: están en falta cuando se comportan NO de acuerdo a lo que dice la Torá y no cuando sí lo hacen.

La sociedad Judía la obligó a avergonzarse de amarme. Los valores que profesan la hacían sentirse que constantemente su amor era un delito, que era un error. Esos valores judíos son anti valores. Para una persona como Paulina, lo errores no están permitidos. Ella no se los permite. Comparto la idea de evitar los matrimonios mixtos, ahora, una vez que éste destino es prácticamente ineludible, el valor debe ser rápidamente sustituido por un deseo de felicidad para sus hijos. 

--- El casarse fuera de la religión es una especie de traición, además de ser una grave trasgresión de la Torá. ¿Cómo se puede pretender a aceptar una felicidad basada en una trasgresión tan flagrante? ¿Por qué consideras que es más importante sacrificar el beneficio comunitario por la felicidad del individuo que viceversa?

La comunidad se convierte en individualidades conjuntas.

--- no entendí esta frase.  

No promuevan el matrimonio mixto, pero no arruinen la felicidad de los que deciden realizarlo.

--- No me parece un planteo justo. Si el matrimonio mixto es algo prohibido, ¿por qué aceptarlo aun cuando alguien encuentra en ello felicidad? No es meramente una cuestión de gustos personales encontrados...

Es necesario evitarlo en la medida de lo posible, pero no es correcto arruinar los que ya empezaron. Sería como pretender matar a todos los embarazos indeseados. Es como una analogía con el aborto. Es evidente que hay que evitar que las adolescentes queden embarazadas, pero una vez que se da, su familia debe apoyarla en todo. Imaginate si la familia se dedicara a hacer sentir a su hija embarazada, miserable y culpable. El noviazgo feliz es como el periodo de embarazo, se está gestando algo. Existe la posibilidad de inducir a el aborto: ¿pero con que costo?.

--- La misma Torá que prohíbe realizar abortos (salvo en el caso que llevar el embarazo a término pondría en peligro la vida de la madre) prohíbe realizar matrimonios mixtos. No todas las gestaciones son comparables con la gestación de vida.

Confío en que sepas entender mis argumentos y sé que responderás con inteligencia y comprensión a ellos.

--- ¿Cumplí con tus expectativas?

Un abrazo

Eliezer

P.D. Nunca te pregunté pero siempre me quedó la intriga: ¿Cómo llegaste a mi?

 

-------------------

 

39.

03/07

Gracias por tu dedicación Eliezer. De veras lo agradezco, pero aunque concuerdo en un cien por ciento en que nuestro diálogo parece un éxito de blockbuster,  es imposible que nos pongamos de acuerdo. La sinopsis es buena, pero el desenlace es poco verosímil. Yo soy una persona, que aunque recibí una educación cristiana, hoy en día, luego de tantos desencuentros con mi religión y la de otros, prácticamente no creo en nada que esté escrito. En cambio tu eres un ejemplo de magnífica fé y devoción a la Torá, y eso nos convierte en seres de pensamiento opuesto. El diálogo se hizo posible debido a un mutuo pensamiento lógico y de análisis, pero nuestros valores son esencialmente diferentes.

Para mi, la Torá no es referente de nada. Para tí es todo. No puedo aceptar convenciones que derivan de un libro al que no le adjudico ningún valor, mas que el que le adjudico a la opinión y creencia del que lo escribió (o inspiró). Admitir que esos valores son los correctos, sería asumir que los míos son errados. Paulina también admite que ya no cree en nada relacionado con la fe judía. Si ella se casara conmigo estaría condenada por sus pares a una vida de frustraciones. ¿A D-os le parecería eso justo? ¿D-os prefiere una persona justa a la Torá pero infeliz a una que traicionando a la Torá vive una vida feliz y completa? Tu respuesta a esto imagino será que ningún judío puede vivir feliz y completo si no respetó la Torá en su vida. Créeme que debe de haber miles de casos que prueban lo contrario. ¿Afirmarías que no ha muerto ningún judío asimilado, feliz sabiendo que vivió una vida que llenó todas sus expectativas? Tal vez creas que esa vida podría haber sido mejor si la vivía acorde a la Torá. Pero la diferencia esencial es que tu crees que una vida vivida con sacrificios que favorecerán a los otros mas que a uno mismo, es la vida que valió, y es en eso en que no concordamos. Yo hago a diario sacrificios que hacen más felices a otros que a mí, pero esa felicidad ajena me hace sentir mejor a mi mismo. Por ello es que la premisa es falaciosa de plano. Siempre termina siendo egoísta. Vivir en pos del prójimo me podría hacer feliz a mí, o sea que en última instancia se busca siempre la felicidad personal.

Pero pensar que si todos vivieran de acuerdo a la Torá serían felices, es una mera especulación. Pero entiendo que debas creer en eso, ya que supongo, tu fe se nutre de esa idea.

Los valores que nutren nuestras decisiones y nos hacen creer en ellas son
esencialmente diferentes entre tu y yo. Creo que podemos entendernos, pero jamás nos pondremos de acuerdo. Aunque tal ves ponernos de acuerdo no sea el objetivo.

Querido Eliezer, este mundo está ciertamente muy alejado de lo que tu deseás que sea. Creeme que también está lejos de ser el mundo que yo quiero.

Un abrazo Juan.

P.D. conseguí tu mail mediante una página web judía

 

---------------

 

40.

03/07

Gracias por tu dedicación Eliezer. De veras lo agradezco, pero aunque concuerdo en un cien por ciento en que nuestro diálogo parece un éxito de blockbuster,  es imposible que nos pongamos de acuerdo.

---- ¿entonces?

La sinopsis es buena, pero el desenlace es poco verosímil. Yo soy una persona, que aunque recibí una educación cristiana, hoy en día, luego de tantos desencuentros
con mi religión y la de otros, prácticamente no creo en nada que esté escrito. En cambio tu eres un ejemplo de magnífica fé y devoción a la Torá, y eso nos convierte en seres de pensamiento opuesto. El diálogo se hizo posible debido a un mutuo pensamiento lógico y de análisis, pero nuestros valores son esencialmente diferentes.

--- por eso es tan interesante. A pesar de la diferencia, logramos mantener un diálogo. Si pensáramos iguales, ¿qué tanta interés habría en el diálogo?

Para mi, la Torá no es referente de nada. Para tí es todo. No puedo aceptar convenciones que derivan de un libro al que no le adjudico ningún valor, mas que el que le adjudico a la opinión y creencia del que lo escribió (o inspiró). Admitir que esos valores son los correctos, sería asumir que los míos son errados.

--- ¿y si así fuere?

Paulina también admite que ya no cree en nada relacionado con la fe judía.

--- Es una postura más fácil (- no creer). Yo digo que ella no sabe realmente de qué se trata, por más que anduvo en la vuelta.

Si ella se casara conmigo estaría condenada por sus pares a una vida de frustraciones. ¿A Diós le parecería eso justo? ¿Diós prefiere una persona justa a la torá pero infeliz a una que traicionando a la torá vive una vida feliz y completa? Tu respuesta a esto imagino será que ningún judío puede vivir feliz y completo si no respetó la Torá en su vida.

--- Mi respuesta es que los deberes y el compromiso con la Torá van mas allá de si lo hacen feliz o no a uno.

Créeme que debe de haber miles de casos que prueban lo contrario. ¿Afirmarías que
no ha muerto ningún judío asimilado, feliz sabiendo que vivió una vida que llenó todas sus expectativas?

--- Debe haber millones.

Vivir en pos del prójimo me podría hacer feliz a mí, o sea que en última instancia se busca siempre la felicidad personal.

---- Es así sin la Torá. Con la Torá uno hace lo que debe independientemente de su felicidad personal. Lo hace porque es correcto. Por lo tanto es la llave hacia la verdadera libertad personal.

Pero pensar que si todos vivieran de acuerdo a la Torá serían felices, es una mera especulación. Pero entiendo que debas creer en eso, ya que supongo, tu fe se nutre de esa idea.

--- De vuelta, el objetivo de la Torá es la verdad y no necesariamente la felicidad. Si la felicidad personal concuerda con la verdad objetiva, bárbaro. En el caso que hay un conflicto entre ellos, allí está el desafío del hombre – qué es lo que va a elegir.

Los valores que nutren nuestras decisiones y nos hacen creer en ellas son esencialmente diferentes entre tu y yo. Creo que podemos entendernos, pero jamás nos pondremos de acuerdo. Aunque tal ves ponernos de acuerdo no sea el objetivo.

---- Entonces, ¿es motivo para seguir charlando? o ¿motivo para dejar?

Querido Eliezer, este mundo está ciertamente muy alejado de lo que tu deseas que sea. Créeme que también está lejos de ser el mundo que yo quiero.

--- ¿Qué propones que hagamos al respecto?

Un abrazo Juan.

Igualmente, Eliezer

 

--------------

 

41.

03/07

Te contesto cortito ya que estoy de salida...

Lo que descubro como problema detrás de nuestro último mail (y tal ves desde el primero), es que salta la pregunta universal: ¿Cual es el objetivo de la vida?

Yo creo en la idea de alcanzar la felicidad. Y si esta acompaña la de los otros, mejor entonces.

Tu crees en otro objetivo. ¿Cual? ¿Libertad personal?, ¿verdad objetiva?...

Creo que desde nuestro primer mail deberíamos de haber definido eso. Ya que de allí se desprenden todas las posibles decisiones que en la vida tomamos.

Un abrazo

Juan

P.D. Hace un mes visité tus tierras. Lindos lugares...

 

----

 

42

03/07

Te contesto cortito ya que estoy de salida...

Lo que descubro como problema detrás de nuestro último mail (y tal ves desde el primero), es que salta la pregunta universal: ¿Cual es el objetivo de la vida?.

--- Vaya pregunta!! Creo que antes de eso hay que establecer la respuesta a otra pregunta: ¿La vida tiene objetivo?

Yo creo en la idea de alcanzar la felicidad. Y si esta acompaña la de los otros, mejor entonces. Tu crees en otro objetivo. ¿Cual? ¿Libertad personal?, ¿verdad objetiva?...

---- Si.

 Creo que desde nuestro primer mail deberíamos de haber definido eso. Ya que de allí se desprenden todas las posibles decisiones que en la vida tomamos.

--- Manos a la obra, entonces!

Un abrazo

Eliezer

 


Comentarios Deje su comentario

 E-Mail