Printed from Jabad.org.uy

Toldot: ¿Quién será el Zeide de tus Nietos?

Toldot: ¿Quién será el Zeide de tus Nietos?

 E-Mail

Conceptos y Preceptos del Judaismo 


¿Quién será el Zeide de tus Nietos?

 

La frase que abre la lectura de esta semana, Toldot1, llama la atención por su estructura. “Estos son los descendientes de Isaac, hijo de Abraham; Abraham engendró a Isaac.”

¿No es de suponer que si Isaac era hijo de Abraham, fue Abraham quien lo haya engendrado? ¿Por qué tiene que especificarlo?

Encontramos varias respuestas.

El comentarista Rashi, basándose en lo que dice el Midrash, explica que debido a que Isaac nació recién cuando Abraham tenía cien años, había burlones que decían que Sara había quedado embarazada del Rey Avimélej quien la había raptado2. Por eso D-os hizo que la cara de Isaac sea igual a la de Abraham para que no haya ninguna duda que “Abraham engendró a Isaac”.

 

La Garantía de Futuro

Otra explicación dice que cuando hablamos de la “descendencia de Isaac”, el futuro del pueblo judío, no alcanza con la primera parte del versículo, “Isaac, hijo de Abraham”, sino que es menester tener también la segunda parte, “Abraham engendró a Isaac”.

¿Qué quiere decir esto?

Muy a menudo cuando se le pregunta a un judío sobre su judaísmo te responde contándote de su pasado: “Mi padre era un hombre muy religioso”, “Mi abuelo era un rabino en Polonia”, “Mi abuelo fue uno de los fundadores de la Comunidad tal o cual”. Con esto no hay ninguna garantía de “descendencia”, de futuro. En cambio cuando uno responde, “mi hijo es el rabino de la comunidad”, “Mi nieto es un activista en tal o cual comunidad”, “Mi nieta ganó el Jidón Tanaj”, ahí sí que hay esperanza que la cadena milenaria seguirá. Después de todo, la fuerza de una cadena depende del eslabón más débil que tiene. El pedigrí con el cual nací no es indicativo de la fuerza de mi identidad judía; es lo que yo hice y hago, los hijos y nietos que crié, lo que refleja mi condición de judío y de la cual puedo enorgullecerme.

La enseñanza para nosotros hoy en día está más que clara. No podemos conformarnos con que nuestros antepasados hayan sido grandes judíos. Nuestros sabios declaran3 que uno es envidioso de todos menos de sus alumnos e hijos...  Así que seguramente estaremos más que felices que nuestros hijos sepan más que nosotros y que sean más fuertes en su judaísmo que sus padres y abuelos.

La manera de lograrlo es asegurando que los hijos tengan una educación judía como D-os manda. Desafortunadamente muchos padres se conforman con una educación judía menos que mínima. Carecen de los conocimientos y experiencias judíos más elementales. A menudo se descartan dichas experiencias como “religiosas” y por lo tanto irrelevantes para los judíos de hoy. El tiempo ha demostrado que una educación “judía” sin conocimientos y experiencias religiosas fuertes lleva a la asimilación, la indiferencia y la eventual desaparición.

En un estudio publicado hace pocas semanas por el Pew Forum4, basado en entrevistas con unos 3.475 judíos norteamericanos, salen unos números que son muy preocupantes por un lado y reconfortantes por otro. Por un lado se ve una tendencia hacia la asimilación, principalmente entre los judíos seculares. Por otro lado vemos la fortaleza que tienen aquellos que han gozado de una educación judía con fuertes bases religiosas.

Me hace recordar la siguiente historia:

Reb Shloime, el gran sabio, llegó a la ciudad anunciando que podía responder cualquier pregunta. David, un niño de 11 años, decidió comprobar que el sabio no tenía todas las respuestas. Iba a acercarse a él con el puño cerrado y le iba a plantear lo siguiente: “Tengo en mi mano una mariposa. ¿Está viva o muerta?”. Si el sabio respondiera que está muerta, abriría la mano y mostraría que está viva.  Si respondiera que está viva, apretaría la mano, matándola, y al abrir el puño verían todos que el sabio se equivocó.

Dicho y hecho. Se presentó ante el sabio con la pregunta. Todos esperaban la respuesta.

El sabio reflexionó y luego de unos instantes dio su respuesta.

“Si la mariposa está viva o muerta depende de tí,” dijo el sabio con un brillo en los ojos. “La respuesta está en tus manos.”

Esta, para mí, es la enseñanza del comienzo de la lectura de esta semana. El futuro del pueblo judío está en nuestras manos. Los que ya fueron, ya fueron. Los que todavía no están, todavía no están. Nosotros sí estamos. Tanto el sentido del pasado como la situación del futuro dependen de la educación judía que reciban nuestros hijos y del ejemplo que vean en nosotros, sus padres y abuelos.

 

El Zeide de mis Nietos

En 1981 salió una canción por el dúo “Megama” que me conmovió de una manera y ahora me conmueve de otra. Se trata de un Zeide (abuelo) y su rol en la educación y cultivo de la sensibilidad judía de la familia y cómo cuando fallece deja un vacío. Termina con las siguientes preguntas:

¿Quién será el Zeidi de mis niños?

¿Quién será su Zeidi sino yo?

¿Quién será el Zeidi de nuestros niños?

¿Quién será su Zeidi sino nosotros?

En aquel entonces era hijo y nieto; ahora que soy padre y abuelo resuena de otra manera...

Para escuchar la canción en inglés: http://tinyurl.com/kfykxko

Para escuchar la canción en español: http://tinyurl.com/kxnzmwh

 

Congreso Internacional

Este fin de semana, D.M., se realizará, en Nueva York, la conferencia anual de los representantes del Rebe en todo el mundo. En más de 4.000 centros educativos, culturales, religiosos y de beneficencia, en más de ochenta países, dichos representantes y sus familias están al servicio de sus respectivas comunidades 24/7. Los que viajan por el mundo saben que en cualquier lugar encontrarán en el Beit Jabad local un “hogar lejos de su hogar”.

Todo esto es el resultado de la visión del Rebe de Lubavitch, que su mérito nos proteja, quien creía en la existencia y el poder de la Neshamá de cada uno y quien estaba convencido que la “mariposa está viva”; simplemente hay que proveerle de sus necesidades para que crezca, se fortifique y el día de mañana sea un adecuado “Zeide” para sus nietos.

Desde estas páginas quiero saludar a los Shlujim y a los amigos de Jabad quienes con su apoyo aseguran el éxito de la revolución más grande en la historia del pueblo judío: el reencuentro del judío con el judaísmo.

Gracias, Rebe, por incluirnos en esta tarea sagrada.

 

1. Berajot, 60b y Taanit  21a, respectivamente.

2. Génesis, Cap. 19

3. Sanhedrin, 105b

 E-Mail